domingo, 18 de octubre de 2009

¿Prohibe la Biblia Comer Sangre?

Las Escrituras del Antiguo Testamento enseñan claramente que comer sangre o comer la carne de un animal estrangulado con su sangre es una prohibición. Bajo la ley mosaica dada a los israelitas muchas comidas fueron señaladas como inmundas y su utilización como alimento fue prohibido. Levítico 3.17 dice: "Estatuto perpetuo será por vuestras edades, dondequiera que habitéis, que ninguna grosura ni ninguna sangre comeréis " (Véase también Levítico 7.26,27; 17.10-14; Deuteronomio 12.16,23; 15.23). El estado teocrático de Israel castigaba severamente a cualquiera que violara esta ley. Aun en el estado secular moderno de Israel ciertas minorías políticas obtienen concesiones del gobierno para la observancia de estas leyes sobre los alimentos, incluyendo las restricciones en la preparación de las comidas que se sirven en hoteles, restaurantes y la aerolínea nacional, para el consumo de los judíos y no judíos sin excepción. Sin embargo estos ortodoxos rabinos no consideran que la transfusión de sangre sea igual a comer sangre. Noé, que no era judío, recibió bajo la dispensación patriarcal el mandamiento de Dios: "Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento: Asi como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis " (Génesis 9.3,4). Los versículos 5 y 6 de este mismo capítulo refuerzan este concepto de lo sagrado y estipula que el hombre o bestia que sea responsable por la muerte de un ser humano también sufrirá la muerte. Este mandamiento antecede varios siglos a las leyes dadas a los judíos, lo cual prueba que comer sangre o comer carne de animales estrangulados, con su sangre, no es sólo una parte de las leyes sobre los alimentos (KOSHER) que aplicaban a los judíos durante la dispensación mosaica. Esto es de importante consideración ya que las Escrituras del Nuevo Testamento enseñan claramente que la ley de Moisés ya cumplió su propósito y que ha sido anulada y sustituida por la dispensación cristiana. Todavía queda la pregunta:

¿Prohíbe la Biblia comer sangre y carne con su sangre bajo la dispensación cristiana?

Los primeros convertidos al cristianismo eran todos judíos o prosélitos. Como creían que el cristianismo era una extensión de judaísmo, ellos continuaron observando las costumbres y los ritos de la ley de Moisés y las tradiciones religiosas comúnmente aceptadas entre los judíos. Estas observancias incluían dietas sobre las comidas, el rito de la circuncisión de los varones y otras prácticas. Con la admisión de los gentiles a la iglesia surgieron nuevos problemas ya que los cristianos de antecedente judíos buscaron la manera de imponer la circuncisión y otros ritos de la Ley sobre los nuevos conversos gentiles, incluyendo las leyes sobre las comidas. Una evidencia clara de esto se ve en que prohibían "comer ciertos alimentos" (1 Timoteo 4.3). "Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años" (Gálatas 4.10). También insistían en que los creyentes tenían que circuncidarse (Gálatas 5.6). El libro de Gálatas mostró claramente que el antiguo pacto (de la dispensación mosaica) había concluido y había sido sustituido por un nuevo y mejor pacto de Dios -la dispensación cristiana. Sin embargo, debido a que las disputas amenazaron con dividir la iglesia de Cristo, los hermanos del mundo gentil viajaron hasta Jerusalén para llevar a cabo lo que se ha denominado el concilio de Jerusalén. Pablo, Bernabé y otros estuvieron presentes junto a los apóstoles y los ancianos de la iglesia de Jerusalén. La conclusión del asunto bajo la dirección del Espíritu Santo fue puesta por escrito a las iglesias en una carta como se describe en Hechos 15.23-29. El mensaje principal fue: "Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien". Por lo tanto, es evidente que la prohibición de comer sangre en cualquier forma como alimento, o como un rito religioso ha sido una ley inmutable de Dios a través de los siglos. Hay mucha gente que todavía utilizan la sangre como comida, tónico o aún como un rito religioso. Ciertas tribus de África abren las venas del ganado vivo para derramar sangre, la cual es bebida inmediatamente. En ciertas islas del Pacífico, en las cuales el canibalismo lleva en sí un significado místico y religioso, la sangre humana es empleada como bebida. En México y en varios países latinoamericanos se come un embutido hecho de sangre y manteca de cerdo, el cual es llamado morcilla o moronga. Entre los ingleses se sirve un pudín que es hecho de sangre. Esos cristianos, por causa de la conciencia y por la ley divina, deben abstenerse de comer sangre en esta u otras formas, al igual que se abstienen de prácticas y de fornicación. La sangre representa la vida. La prohibición que tenemos de no comerla es un principio eterno y un mandamiento del Espíritu Santo.

1 comentario:

  1. gracias por esta aclarasion biblica pues estaba un poco confundido DIOS LES BENDIGA

    ResponderEliminar